lunes, 27 de octubre de 2008

Atrapada

Atrapada dentro de este cuerpo, presa de la barrera física que me constituye. Ojalá pudiera escaparme de él y dejar este templo que me retiene. Sin peso, sin miembros, sin dolor... siendo sólo espíritu o ni siquiera eso, algo impalpable e invisible a los ojos. Que no se puede tocar. Y flotar en mi universo libremente, sin necesidad de descansar o comer o sentirme acomplejada o sufrir por los problemas que nos pone la vida... Ojalá pudiera escaparme de aquí dentro, estoy como enjaulada en un recinto de barrotes irrompibles. Sólo desearía salir y sentirme libre al fin.

5 comentarios:

Aquiles dijo...

aunque escapar del cuerpo parezca difícil,se puede hacer, si tienes fe en ti.si te sirve de algo,yo la tengo,y se que tus cualidades,que no son pocas precisamente,te ayudarán en tu camino.No olvides,si te sirve de algo,que tu pequeño riti tiene fe en ti.Un beso mi niña

Pozo dijo...

Si nos adentramos en un mundo que no es fisico estamos arriesgandonos a salir de una proteccion que nos ha sido otorgada. Este cuerpo nos limita en muchos sentidos, pero es una barrera muy efectiva ante cosas que no podemos ver, no entendemos y en muchos sentidos son dañinas.
Antes de pedir la liberación de esta carcel debes pensar si merece la pena ser libre a cambio de ser vulnerable.
Partiendo de ahi, la decisión es tuya.

Palma dijo...

Es una metáfora...

Pozo dijo...

jajajajaja
guay

porsiempre dijo...

Como te entiendo...
Pero algún día lograremos quebrar o agrietar esta barrera que oprime la conciencia, hay ejercitar el espíritu día a día, no dejar que olvide lo que es realmente, no dejarle caer en las ataduras físicas de esta vida, empujar nuestra alma cada día un poco más fuera, un poco más arriba del esqueleto que nos sostiene.

Un saludo y animo.