lunes, 4 de mayo de 2009

Sweet, sweet happiness!

Dijo una vez un dramaturgo noruego:

¡Qué cosa tan extraña es la felicidad! Nadie sabe por dónde ni cómo ni cuándo llega, y llega por caminos invisibles, a veces cuando ya no se la aguarda.

Y ¡qué razón tenía! Hoy, después de tanto tiempo, me siento feliz. Ya era hora, leñe.


2 comentarios:

Aquiles dijo...

Me alegro mucho mi niña!enhorabuena,aquí te espero para cuando regreses me cuentes...un besito!

Palma dijo...

Okisss!! ^^ Gracias por comentarme. Un besitooo