domingo, 3 de mayo de 2009

Amanecer

Hoy me despertó una luz naranja. Las 6.42, amaneciendo en Valencia. Salí al balcón y lo vi: el amanecer. Volví a mi cama, cálida y suave; me envolvieron las sábanas con olor a montaña. Lejos de vosotros, pero cerca, porque es el mismo sol el que vemos, aunque cada día sea diferente. Ya ha empezado mi vida nueva y os dejo atrás, pero os quiero. Y aunque pasen veinte siglos más, seguiré haciéndolo. Nada ni nadie hará que os olvide. Familia mía, amigos míos, sois todo para mí. Come what may, i will love you until the end of time!

1 comentario:

Aquiles dijo...

Lo bueno,si breve,dos veces bueno.Mirando el mismo sol,te echo de menos,pero sigues dentro de mí.Un abrazo hermana,te esperamos.